lunes, 19 de octubre de 2015

EL LEÓN Y EL MOSQUITO ... No importa que tan grandes sean los éxitos en tu vida. Cuida siempre que la dicha por haber obtenido tus éxitos, no arruinen todo.

EL LEÓN Y EL MOSQUITO

Cierta vez, un Mosquito se le acercó a un León y le dijo: "No le tengo miedo señor León, usted araña con sus garras y muerde con sus dientes. ¡Eso también lo hace una mujer defendiéndose de un ladrón!.

Señor León, usted no es más fuerte que yo, y si cree lo contrario, demuéstremelo. En este mismo momento le desafío a un combate.

Dicho esto, el Mosquito hizo sonar su zumbido y atacó al León picándole muchas veces alrededor de su nariz, donde no tiene pelo.

El León muy incomodado, empezó a arañarse con sus propias garras, hasta que por fin, renunció al combate.

El orgulloso Mosquito hizo sonar nuevamente su zumbido, y voló por doquier alegremente jactándose de su victoria, pero sin darse cuenta, fue a enredarse en la tela de una Araña.

En cuestión de segundos, la Araña se acercó al Mosquito atrapado y antes de devorarlo, el Mosquito se dijo: "Pero que vergüenza conmigo. YO, que he luchado contra los más poderosos y los vencía, voy a perecer a manos de una insignificante Araña.

MORALEJA: No importa que tan grandes sean los éxitos en tu vida. Cuida siempre que la dicha por haber obtenido tus éxitos, no arruinen todo.

Los pequeños pueden vencer a los fuertes con inteligencia y valor, pero no siempre serán invencibles.

(Esta fábula con su moraleja fue escrita por Esopo).