lunes, 19 de octubre de 2015

LA CORNEJA Y LOS PÁJAROS ... El quien se viste con lo ajeno, lo desnudan en concejo. - ¿Es preferible dar lastima con lo de uno que presumir con lo ajeno?

LA CORNEJA Y LOS PÁJAROS

Cuando Júpiter iba a nombrar al rey de los pájaros, los citó para elegir al más hermoso de ellos.

Entonces los pájaros, con ánimo de lavarse y estar presentables, fueron a la orilla de un río.

Pero la corneja, dándose cuenta de su fealdad, se dedicó a recoger las plumas que los pájaros dejaban caer al acicalarse y se las prendió a su cuerpo. Resultó así, aparentemente, ser el más bello de los citados.


El día fijado, los pájaros acudieron a la cita y, entre ellos, la corneja con su multicolor atavío.

Cuando Júpiter ya iba a coronar a la corneja con el premio por su belleza, los pájaros, indignados por su farsa, se le echaron encima. La corneja, completamente desplumada, quedó tal como la naturaleza le había diseñado.

MORALEJA: El quien se viste con lo ajeno, lo desnudan en concejo. - ¿Es preferible dar lastima con lo de uno que presumir con lo ajeno?

Que cada uno construya su propia catedral. - ¿Para qué vivir de obras de arte ajenas?

(Esta historia con su moraleja fue escrita por Esopo).