lunes, 19 de octubre de 2015

LA VASIJA DE LECHE ... No seas ambicioso de mejor y más próspera fortuna, que vivirás ansioso sin que pueda saciarte cosa alguna.

LA VASIJA DE LECHE

La hija de un granjero llevaba una vasija llena de leche a vender al pueblo, y empezó a hacer planes futuros:

- Cuando venda esta leche, compraré trescientos huevos. Los huevos, descartando los que no nazcan, me darán al menos doscientos pollos.


Los pollos estarán listos para mercadearlos cuando los precios de ellos estén en lo más alto, de modo que para fin de año tendré suficiente dinero para comprarme el mejor vestido para asistir a las fiestas.

Cuando esté en el baile todos los muchachos me pretenderán, y yo los valoraré uno a uno.

Pero en ese momento tropezó con una piedra, cayendo junto con la vasija de leche al suelo, regando su contenido.

Y así todos sus planes acabaron en un instante.

MORALEJA: No seas ambicioso de mejor y más próspera fortuna, que vivirás ansioso sin que pueda saciarte cosa alguna.

No anheles impaciente el bien futuro, mira que ni el presente está seguro.

(Esta historia con su moraleja fue escrita por Jean de la Fontaine).