lunes, 19 de octubre de 2015

LOS MONOS Y LOS PLÁTANOS ... Cuando alguien intenta ir más allá y llegar más lejos, hay una horda dispuesta a impedírselo, aunque nadie sabe por qué.

LOS MONOS Y LOS PLÁTANOS

Un día, un grupo de científicos metió cinco monos en una habitación donde había un racimo de bananas y la única forma de alcanzarlas era mediante una escalera.
El experimento se diseñó de tal forma que cuando uno de los monos subía la escalera para alcanzar una banana, automáticamente el resto de los monos eran bañados con agua helada.
Los monos aprendieron rápido. Para cuando el tercer mono quiso subir la escalera, los otros lo agarraban a patadas antes de que subiera para evitar el castigo del agua.
Muy pronto, ninguno se dejó llevar por la tentación de subir y dejaron la escalera en paz.
Pero entonces los científicos cambiaron uno de los monos por otro nuevo, que, obviamente, no sabía nada del agua. Como buen mono, lo primero que hizo fue intentar tomar una banana, pero de inmediato recibió una buena paliza.
Los científicos fueron cambiando a los monos hasta reemplazar a todos los originales, y, sin embargo, los nuevos monos seguían sin atreverse a subir la escalera y le pegaban al que se acercara a ella, a pesar de que ninguno de los cinco monos había sido jamás bañado con agua fría.
MORALEJA: Cuando alguien intenta ir más allá y llegar más lejos, hay una horda dispuesta a impedírselo, aunque nadie sabe por qué.
Muchas veces nos golpeamos unos a otros y aceptamos una serie de normas sin plantearnos porque estamos haciendo las cosas de una manera, si a lo mejor las podemos hacer de otra.
(Esta historia con su moraleja fue escrita por un autor desconocido).